7 Pequeñas acciones que mejoran tu productividad a lo largo del día

LA IMPORTANCIA DE LAS MAÑANAS PARA TODO TU DÍA

Resulta que, el éxito de tu día se basa en lo que haces constantemente, es decir, se basa en tu rutina de mañana. Por eso, antes de empezar con esas pequeñas acciones diarias, quiero resaltar la gran importancia de los primeros minutos del día.

Como veremos, las mañanas son importantes porque nuestra fuerza de voluntad es más fuerte en la mañana que en cualquier otro momento del día.

La investigación ha demostrado que la fuerza de voluntad es un recurso perecedero, que se va perdiendo conforme la usamos. La fuerza de voluntad es como un músculo, se fatiga por exceso de uso. A medida que avance el día, tomar decisiones, resistir la tentación y el control de las emociones de nuestra fuerza de voluntad se agota. A medida que nuestra fuerza de voluntad se agota nuestro autocontrol se erosiona.

El resultado es que somos más propensos a tomar malas decisiones, ceder a la improductividad y otras fallas de autocontrol conforme avanza el día. La buena noticia es que, nuestro suministro de fuerza de voluntad es más fuerte en las mañanas.

Esta investigación sobre la fuerza de voluntad nos lleva a concluir que las mañanas son los más adecuados para determinados tipos de trabajo. Es por esto que, los líderes exitosos toman el control de sus mañanas.

Además, se ha visto que las personas que son más productivas en un turno matutino, logran concentrarse más por lo que su rendimiento mejora. A diferencia de las personas que sacan más ventaja del turno nocturno.

EL PODER DE LAS RUTINAS EN TUS MAÑANAS

Es necesario re-diseñar tus mañanas para ayudarte a alcanzar tus metas y aspiraciones diarias. Seguramente alguna vez has iniciado la mañana con demasiado estrés, convirtiendo todo ese día en un laberinto sin salida.

La mayoría de los comportamientos improductivos o no saludables son el resultado de decisiones lentas y graduales que se suman durante el tiempo y que se convierten en hábitos, una mañana perdida aquí, una mañana improductiva por allí.

La buena noticia es que los resultados excepcionales son también el resultado de decisiones diarias consistentes (hábitos).

Las pequeñas acciones que forman parte de tu rutina de mañana, le envían señales al cerebro de que es hora de entrar en el modo de trabajo. Además, una rutina adecuada por la mañana, te ayuda a superar la falta de motivación, porque se vuelve inconsciente y no requiere esfuerzo.

ESTAS SON 7 PEQUEÑAS ACCIONES QUE PUEDES INCORPORAR EN TUS MAÑANAS A PARTIR DE AHORA:

Empezar tu día con ciertas acciones correctas, te permitirán mantener una actitud positiva a lo largo del día, tomar mejores decisiones, mantenerte enfocado y mejorar tu productividad completamente.

Esta secuencia de acciones puede convertirse en una rutina de mañanas que te permita sacar el mejor provecho de tu día completo:

1. Resiste la tentación de revisar tus correos o cualquier red social a primera hora de la mañana

Además de apagar una alarma que pueda estar en tu móvil. Es importante resistir la tentación de consultar su correo electrónico o medios de comunicación social, incluso cuando todas las notificaciones están apareciendo en pantalla. El tiempo de la mañana debe reservarse para el pensamiento estratégico y tareas creativas.

La lectura del correo electrónico te pone en una mentalidad reactiva. Por eso, yo recomendaría que pospusieras la actividad de revisar cualquier correo o notificación hasta por lo menos 10 a.m.

2. Antes de levantarte completamente, siéntate y respira profundamente

Antes de levantarte por completo de cama, siéntate y respira por un segundo. Esto ayudara a tu sangre a circular en vertical nuevamente, lo que evita ese ligero mareo cuando recién despiertas.

Tu respiración puede convertirse con el tiempo en una sesión de meditación, que tome cada vez un poco más de tiempo.

3. Toma agua

El agua es probablemente la parte más crucial de su ritual de la mañana. Se recomiendan 300 ml de agua a primera hora del día. Antes de iniciar con tu primera taza de café o té, es importante que tan pronto como te levantes toma un vaso de agua.

Una buena idea es tener una botella pequeña en la mesa de noche, de esta forma no olvidaras tomar agua, como prioridad en la mañana.

4. Tiende tu cama

Seguramente estás pensando que esta acción suena más a un deber de ‘mama’. Pero se ha comprobado, que tender tu cama te vuelve más productivo durante el día. Es como si acabaras tu primer tarea por hacer del día. Al parecer, tender la cama (y otras tareas para sentirse bien como hacer ejercicio y cocinar tu propia comida) es algo que se llama un hábito de base. Estos, son aquellas rutinas que desencadenan un efecto positivo hacia otras rutinas o hábitos del día.

5. Muévete

Si estás acostumbrado a realizar tu rutina de ejercicio por la mañana. Perfecto.

Si por el contrario, no realizas ningún tipo de actividad física por la mañana (además de salir corriendo de casa al trabajo). Entonces es un buen momento para incorporar pequeños ejercicios de estiramiento por poco tiempo. Esto ayuda a oxigenar todos tus músculos y a dar una carga extra de energía.

También es importante realizar actividad física. Si tú tienes la oportunidad de realizar actividad física, incorpórala también como parte de tu rutina de mañanas.

Si te pasa como a mí que por el invierno es difícil, recorre la rutina de ejercicio para las tardes en esta temporada, pero no dejes de estirar por las mañanas.

6. Desayuna sano

Aun sabiendo la importancia del desayuno, lo dejamos constantemente en un segundo plano. Dándole prioridad a otras actividades como a tu arreglo personal o a la ropa que usaras ese día.

Comer adecuadamente antes de iniciar tus actividades te ahorra más tiempo del que te quita. Desayunando lograrás mantener tus niveles de glucosa estables, lo que mejora tu concentración. Por el contrario si no desayunas tu nivel de rendimiento disminuye, perdiendo tiempo al escuchar tu estómago hambriento. Tú no quieres interrumpir esa tarea creativa más para encontrar algo de comer.

Un desayuno sano y completo debe de incluir lo siguiente: Proteína (huevo, jamón, pavo, leche o yogurt) Cereal (pan integral, avena) y una pieza de fruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies